MUÑECOS DE AMOR ERÓTICO

No podemos dejar de llamar la atención sobre esto: los humanos hemos incorporado muñecos a nuestra vida íntima, no sólo como metáfora de nuestros deseos, sino explícitamente a nuestra sexualidad. Decía Jelinek en su famosa novela "Deseo": Les invito seriamente: ¡aire y placer para todos!

Sin embargo, en el marco de los muñecos sexuales las implicaciones éticas o morales se vuelven complejas. Existen muñecos antropomorfos hiperrealistas de alta gama con Inteligencia Artificial. Es fácil solicitar los rasgos físicos de personajes famosos. E incluso hay países que han optado por crear jurisprudencia. Por ejemplo, en países del Oriente Medio, en Israel, las Coreas, China, Inglaterra o Australia ya existen legislaciones con penas de cárcel para los usuarios de muñecas sexuales con apariencia de menores de edad. Estas muñecas, que se cree que fomentan la pedofilia, se comercializan por grandes empresas japonesas. Sin embargo en la mayoría de países existe todavía un vacío legal.

En España no es habitual encontrarse con este tipo de muñecos sexuales anatómicamente perfectos. Pero sí lo es toparse con muñecas hinchables, por ejemplo, en celebraciones de soltería. Estas muñecas están disponibles con facilidad y los psicólogos no dejan de prevenir sobre sus riegos: la cosificación de la mujer y el desarrollo de la sexualidad malentendida que puede llegar al maltrato físico. Porque, en palabras de la escritora inglesa M. Ruber Godden, no hay que olvidar que las muñecas no pueden elegir, sólo pueden ser elegidas; ellas no pueden hacer, sólo pueden dejarse hacer. En muchos casos se genera una autoestima negativa que se traslada a las relaciones de la vida real, como si fuese un ensayo de cómo denigrar a una persona. Entonces los muñecos han dejado de ser un juego inocente.

Homenaje a las muñecas de

Hans Bellmer

SÍGUENOS
ORGANIZADORES
  • Facebook B&W

© 2023 por Festival Musical. Creado con Wix.com